jueves, 24 de noviembre de 2016

JOSÉ MARÍA AROCA.

En esta obra se aborda un tema hasta ahora absolutamente inédito: el de la inmediata potsguerra española, con las consecuencias que la derrota supuso para los vencidos: la cárcel, el destierro y, en algunos casos, el pelotón de ejecución.
En un estilo llano, directo, que no carece de aliento literario, el autor narra sus propias experiencias de ex-comisario político del Ejercito de la República, detenido en Barcelona, juzgado por un Tribunal Militar, condenado a muerte y finalmente reintegrado a la normal convivencia ciudadana.
En el curso de este libro se mira hacia atrás sin ira, , sin rencores y sin nostalgia.    Como se mira el tiempo ido, cuando la madurez ha dado a los supervivientes de una tragedia serenidad de juicio y el paso de los años ha acortado paulatinamente distancia espirituales que parecían irreductibles.





martes, 12 de julio de 2016

AMARO IZQUIERDO

Amaro Izquierdo Fue un Alférez provisional de las fuerzas Franquistas que participó en la defensa de Belchite.



Este libro representa el diario del Alferez Provisional Amaro Izquierdo, de los días que vivió y luchó en la batalla por la localidad de Belchite, donde fue destinado a la defensa de la entrada a dicha localidad por el Arco de San Roque, para continuar la lucha casa por casa, y su huída de Belchite una vez que pasó a manos republicanas.
Esta huída tuvo como final su captura, relatando las distintas situaciones y vivencias que le fueron sucediendo a lo largo de los penales y campos de concentración en los que estuvo recluido, hasta su evasión en tierras catalanas, casi en los últimos días de la contienda, cuando el ejercito republicano cruzaba la frontera francesa.






martes, 28 de junio de 2016

10º CAMINO DE SANTIAGO

EL CAMINO INGLÉS.






Lejos de la masificación de otros caminos en especial el francés, el inglés es un camino de Santiago, casi olvidado y solitario, que actualmente discurre por localidades recuperadas en virtud de documentos, escrituras y registros que hacían referencia a sus demarcaciones o al paso y estancia de viajeros, era utilizado sobre todo por los peregrinos que desde el norte de Europa y las islas Británicas arribaban a puertos como los de A Coruña y Ferro.
Con apenas albergues y escasos o nulos servicios enfocados al peregrino, este camino se encuentra muy bien señalizado durante los 18 municipios que atraviesa, imposible perderse por la gran cantidad de señales en formas de flechas amarillas, mojones con la típica concha, las conchas metálicas en las calles de los grandes municipios por donde pasa, etc.
Saliendo de Ferrol, la distancia es de poco más de 120 kilómetros, de ahí que sea el único punto de inicio válido para obtener la compostelana, cuyo mínimo recorrido a pie debe superar los cien kilómetros para su validación.
Dividido en cinco o seis etapas, según si el peregrino decide quedarse la primera vez en el albergue de Neda o continuar hasta el de Pontedeume. Siendo una ruta de marcado carácter costero, también rural e interior, con unos preciosos y frondosos bosques de pinos y eucaliptos, con una gran vegetación de bajo monte, solitarias veredas y preciosas corredoiras que unen villas con historia.
Un camino que en la actualidad discurre por un 80% de asfalto, muy bien señalizado que lo hace imposible perderse, con algunos buenos albergues públicos como el de Betanzos y Hospital de Bruma, por el contrario, otros no tan buenos y de escasos servicios a los peregrinos como el de Pontedeume.
Se caracteriza  este camino, por la cantidad de fuertes ascensos y vertiginosos descensos, 5 días intensos, algunos de ellos duros, pero nada que no se pueda conseguir con la ilusión del peregrino.
¡Buen Camino!









Esta primera etapa es algo dura, por la cantidad de asfalto que tiene, prácticamente más del 90%.
Este camino atraviesa gran cantidad de núcleos urbanos y urbanizaciones más aisladas, pero unidas por básicas carreteras asfaltadas.
A lo largo de ella se disfruta de una gran cantidad de vistas de la ría del Ferrol, ya que este primer tramo del Camino Inglés, transcurre por la ribera de casi toda esta ría.
La salida de este camino es en el mojón del kilómetro cero, el cual se encuentra en dársena de Curuxeiras, frente a una farmacia y junto a unos arcos o soportales

continua por la rúa San Francisco, pasa por la iglesia del mismo nombre



pasamos por los jardines de Herrara junto al palacete de Capitanía.



Seguimos por la rúa Real, pasamos por la plaza del Marqués de Amboage, donde encontramos un impresionante edificio que es la sede consistorial.
(Plaza de Armás y casa Consistorial del Ferrol).


seguimos por la rúa Terra y desembocamos en los jardines de Jardines del Cantón de Molins. 



A la salida del parque tomamos la avenida de González Llanos para ver el Arsenal de mediados del XVIII y acceder al barrio portuario de Esteiro.     Pasamos los cuarteles de infantería de marina, llegamos a la avenida del mar, pegada a la ría.  



















Continuamos por el camino de O Salto, pasamos por el molino de mareas de As Aceas de Lembeie.




Se cruza  el río Xubia prácticamente al final de la misma por un puente o pasarela de madera con dos arcos, a la salida del mismo tendremos el albergue público de Neda.





A partir de ahora continua por una pasarela de madera que cruza las marismas del río Belelle, es un tramo fácil y precioso.


El albergue de Neda, es un edificio de nueva planta y acondicionado para minusválidos O Empedrón, s/n.  Dispone de 28 plazas, también tiene lugar para dejar las bicicletas.






Iglesia de San Nicolás (Neda), del siglo XIV.


Fachad de la Iglesia de S. Nicolas (XIV). Neda.


Se deja atrás Neda para seguir por O Regueiro, O Punta de Arriba y Conces hasta entrar en Fene, municipio industrial célebre por los astilleros y talleres de ASTANO.











En ocasiones el camino discurre por pistas entre altos y frondosos bosques de eucaliptos y de abundante vegetación.      El transitar por estos caminos es una delicia.








Cabanas se encuentra en pleno estuario del Eume, continuaremos por un precioso bosque de pinos que discurre paralelo a las playas de A Madalena.        




En Cabañas, en pleno estuario del Eume, observamos preciosas playas, por ejemplo esta de la playa A. Madalena, que tendremos antes de cruzar el puente y entrar en Pontedeume.





Llegaremos al puente medieval que nos llevará a Pontedeume, villa fundada por Alfonso X


El puente sobre el Eume fue construido por Fernán Pérez de Andrade en el siglo XIV, con 600 metros de longitud y 79 arcos.


El Albergue público lo tendremos nada más cruzar el puente a nuestra derecha a unos 240 metros.   Es un albergue con un horario algo especial, muy simple, casi sin servicios para el peregrino; tan solo encontraremos 20 camas en la parte alta del local, 2 aseos y 2 duchas en la planta baja.   No hay nada más.
Este primer tramo está muy bien señalizado y es imposible perderse.





Esta segunda etapa del Camino Inglés es bastante dura, tendremos un desnivel acumulado aproximado de 677 metros.
Tendremos varias y fuertes pendientes ascendentes con vertiginosos descensos.
El recorrido discurre por frondosos bosques de eucaliptos y una espesa vegetación de monte bajo.


Tiene bastante menos asfalto que la etapa anterior, pero aun así es mucho asfalto para el peregrino.   Aproximadamente un 60% de asfalto.



La ruta comienza por la rúa Real



asciende hasta la iglesia de Santiago



gira a la izquierda hasta la plaza de la Angustia



a partir de aquí tiene una gran pendiente ascendente por la rúa de Empedrado
















para continuar ascendiendo por la carretera hasta llegar al campo de golf que tendremos junto a la autopista AP-9.


 



continuamos hasta cruzar el río Baxoi por un puente medieval junto al que tendremos una buena área de descanso.  Una vez cruzado entramos en Miño por el camino real hasta la plaza del mercado.




seguidamente llegaremos a Ponte do Porco, donde cruzaremos un puente sobre el río Lambre que desemboca en la ría de Betanzos.     





Seguidamente nos internamos en la zona de monte hasta el pazo de Montecelo y la iglesia de San Pantaleón das Viñas.  Descendemos en dirección a Matacabalos, cruzamos  el río Mandeo por A. Ponte Vella y llaneamos hasta llegar a Betanzos.


Betanzos es la antigua capital de una de las 7 provincias del Reino de Galicia, entramos por el Arco da Ponte Vella, una de las puertas de la muralla medieval.


Entramos en esta localidad por el arco da Ponte Vella, ascendemos nuevamente por una cuesta por la rúa Prateiros que nos llevará hasta la plaza central de García Hermanos y cerca de ella tendremos el albergue de peregrinos “Casa da Pescadería” Betanzos.



El albergue de Betanzos es de la Xunta de Galícia, lo lleva estupendamente una agradable y servicial hospitalera llamada Mari.      El albergue es precioso, muy limpio y con todos los servicios que puede necesitar un peregrino; lavadora, secadora, cocina, cómodas camas en literas, duchas, lavadero, etc., todo ello por 6€.











Iglesia de San Francisco (Betanzos), De estilo Gótico (s.XIV), donde se en cuenta el célebre sepulcro de Pérez de Andrade "O Bo". Tiene una preciosa cabecera ojival y notables conjuntos de sepulcros señoriales en sus ábsides y crucero.


Iglesia de Santa María de Azougue (x.XIV), de tres naves y tres ábsides, con un retablo barroco en su altar mayor, en el que se reutizarón 14 relieves hispanoflamencos, dedicados a la vida de María y a la pasión de Cristo.



Interior de la iglesia de Santa María de Azougue.





Portada de la iglesia de Santa María de Azougue.


Interior de la Iglesia de Santiago.




Portada de la iglesia de Santiago (Betanzos)




Esta tercera ruta es larga y muy dura, en especial las cuestas que encontraremos a partir del bar de Julia.
Unas interminables y pronunciadas cuestas, con fuertes descensos.
Otra etapa con mucho asfalto, pero para contrarrestarlo, discurre por preciosos bosques con increíbles paisajes.



Este tercer tramo del Camino Inglés comienza pasando por la plaza de la Constitución, continuamos por la plaza de García Hermanos, seguimos por la rúa Galicia, rúa Rollo hasta el puente viajo de As Cascas, sobre el río Mandeo.



cruzamos el pequeño puente del río Mendo llamado puente As Cascas, aquí veremos varias señales que nos pueden producir algo de duda, seguiremos rectos y una vez cruzada la carretera giramos a la izquierda y vuelta a subir por la rúa Cascas y seguidamente por la rúa Couto.
Avandonamos el núcleo urbano y seguimos hasta los lugares de Coto, Campoeiro y Xan Rozo, para entrar más adelante en el municipio de Abengondo.




Cruzamos por un puente elevado la Autovía A-6.


Entramos en el municipio de Abegondo, la ruta pasa ahora por la aldea de Meangos, pasamos muy cerca de la iglesia de Santiago de Meangos, y continuamos hasta Francos, A Malata, Presedo, etc., a partir de aquí se adentra por monte con preciosos bosques, pasamos por el lugar de Leiro y continuamos  hasta llegar a Bruma.


Seguimos en dirección a Francos, llegamos a Boucello, Villardel, la vieja y abandonada ermita de San Paio y continuamos hasta la iglesia de Santo Tomé de Vilacoba. Alcanzamos el núcleo de Monte, internándonos en un bosque que conduce hasta Fontela, Vizoño y A Malta. Seguidamente por el monte hasta llegar al kilómetro 42,702, que es el lugar de unión de las dos alternativas, la que procede de Ferrol y la que parte de la Coruña.



El albergue de Hospital de Bruma es una casa rural rehabilitada,  es cómodo, con todos los servicios y el hospitalero muy agradable.

Dispone de 22 camas, dos duchas y dos aseos, una cocina con encimera eléctrica, no tiene frigorífico, etc.



Este cuarto tramo de este Camino Inglés es bastante más cómodo que el anterior, ya que el desnivel es casi todo negativo.      Discurre por más caminos de tierra, por frondosos bosques y por multitud de corredoiras, es una ruta para disfrutar de los paisajes y de esa gran masa forestal, que es típica de esta zona.


 Salimos del albergue y desayunamos en el restaurante de Graña, se encuentra a unos 30 metros del albergue de Bruma en el mismo camino.


Nos dirigimos hacía el municipio de Ordes, pasamos por Seixo, la aldea de Cabeza de Lobo, se cruza la parroquia de Ardemil , para seguir hasta los lugares de Carreira Mámoas y Carballeira. 







La ruta continúa por montes, bosques y cruceiros que nos van guiando el paso hasta llegar A Rúa.



Llegamos a Ramos, continuamos por la carretera y en una curva veremos el bar Novo, ideal para descansar y tomar un bocadillo con una cerveza.  El camino de tierra nos lleva al molino de Trabe y al puente de O Cubo, para continuar hasta Outeiro de Abaixo, y Outeiro de Arriba.









Continuamos hasta Baixoia y siguiendo una interminable camino de tierra casi recta, que discurre entre frondosos bosques de eucaliptos alcanzaremos al final de la misma la villa de Sigüeiro.





Entramos en Sigüeiro por un precioso y enorme jardin, esta villa de Sigüeiro es de origen medieval (s. XII), capital del municipio de Oroso.

En este lugar tendremos varios albergues privados, ya que no dispone de ninguno público.   En esta ocasión nos quedamos en el Albergue Turístico O fogar da Chisca, en la rúa do Campo, 4 – bajo, izda. (Tlf. 619645020).  La atención por parte de la hospitalera una maravilla, un trato más que familiar, todo tipo de atenciones al peregrino, información, ayuda, etc. Estuvimos en la habitación de matrimonio, con todo tipo de comodidades, TV, baño particular, cocina, etc. Un albergue privado muy recomendable. Desde aquí dar las gracias por la maravillosa acogida y trato.



http://fogardachisca.esy.es/


http://caminodesantiago.consumer.es/albergue-o-fogar-da-chisca



Para comer en este lugar, recomiendo el restaurante mesón Tambre, donde tratan muy bien a los peregrinos.   Menús a 6,50  a 8,50 a 10 y 12 €,  con raciones adecuadas y bien elaboradas a un precio excepcional.    Menús aun en días festivos.
Se encuentra en la avenida de Gravanxa,9.


 Un lugar muy recomendable para visitar y degustar sus menús.
* Fabada.
* Bistec de ternera con ensalada:
* Galletas con chocolate.
* Café:
* Vino y casera
* Pan:
  Precio: 8,50€


Este último tramo del Camino Inglés, apenas llega a 17 kilómetros y es prácticamente en llano con tendencias a desniveles negativos.   Casi todo el recorrido discurre por cómodas y fáciles pistas de tierra y sendas cubiertas de frondosos bosques con innumerables corredoiras.

Nos encontraremos una desviación del antiguo camino Inglés, que nos evita pasar por un polígono y sin embargo nos llevará por unas zonas boscosas preciosas.


Salimos de Sigüeiro siguiendo la calle Real hasta dar con la carretera N-550, pasamos el puente sobre el río Tambre por el puente de origen medieval, y ya estamos en el municipio de Santiago.


La ruta continua paralela al río y nos lleva hasta la iglesia de Barciela.


Llegaremos a la iglesia de A Barciela para continuar hasta la Fonte do Inglés.   


Seguimos por la vía Galileo y la rúa do Tambre, continuamos por una sucesión de caminos, cruzamos por un túnel subterráneo la autopista AP-9, y poco después veremos un cruce de caminos con una indicación que nos lleva hacía la izquierda, para confluir nuevamente con la carretera N-550 y de esta forma no pasar por el polígono industrial de Tambres.


Tomaremos este nuevo desvío señalizado, que nos saca del antiguo camino que pasa por un polígono.   Desde este desvío nos quedan 11 kilómetros para llegar a Santiago.






Pasaremos por el restaurante bar Polígono, donde podemos descansar y comer algo.


A partir de aquí es una sucesión de barrios y calles, para entrar en el núcleo de Santiago y por sus calles desembocaremos en la plaza del Obradoiro y la impresionante fachada norte de la catedral de Santiago.




Fachada de la catedral de Santiago, cuya construcción de inició en 1075, es uno d elos grandes monumentos europeos, tanto a nivel artístico, como simbólico.
Desde su origen románico, evolucionó a través de los más diversos estilos, especialmente el barroco, que alcanzó su culminación en la fachada del O Obradoiro (1738-1750)